martes, 4 de marzo de 2008

VAGABUNDEOS DE UN BOLINGA. CAPÍTULO VIGÉSIMO. TRANCAZO.



He tenido un trancazo de tres pares. Un trancazo vírico supongo (que no de vino). Fiebre, escalofríos, toses, obstrucción en las vías nasales (es un eufemismo), dolores musculares, de cabeza, de pecho, de garganta… y etc.

Me paré en un pueblo soleado y aprovechando la coyuntura me hice un escaneado completo. Pensaba tener el hígado destrozado de bilis y cirrosis. Pero no. Por lo que parece lo voy a poder seguir utilizando por un tiempo.

Y sí, de salud resulta que ando de puta madre. O eso dicen.

Lo de la salud mental tampoco lo llevo mal. O eso creo.

Hoy tan sólo bebí un quinto vino



2 comentarios:

jimena jimenez dijo...

Ni me creo que hayas estado enfermo ni que hayas ido al medico ni nada. Que lo sepas.

jazmin dijo...

Pues a mi me parece que estás como una chota.